sábado, 23 de mayo de 2015

MIS ILUMINADORES EN CREMA

Buenas tardes a todas!!

En este tiempo pre veraniego que ya tenemos encima, no sé vosotras, pero yo voy usando mucho más los polvos bronceadores y los iluminadores, porque me va apeteciendo más que la piel tenga un acabado jugoso y satinado. Por eso me ha parecido buena idea publicar un post dedicado a polvos de sol, y otros dos dedicados a iluminadores en crema y en polvo respectivamente.

En este post, me voy a centrar en los iluminadores en crema, un formato que me gusta mucho para este tipo de productos porque te permite darle más usos que a los iluminadores en polvo, pudiendo usarlos antes o después de la base de maquillaje, e incluso mezclarlos con ésta para conseguir acabados mucho más luminosos.

Yo de momento tengo estos cuatro iluminadores en crema, variados en texturas, marcas y rango de precios:


Comienzo por el más antiguo de todos, que es el Moon Beam de Benefit. Forma parte de los muchos productos de la marca que vienen en formato parecido a un esmalte de uñas, es decir envase pequeño de cristal y tapón con pincelito aplicador. Es un formato que no me gusta demasiado ni me parece cómodo, pero se lo puedo perdonar por lo mucho que me gusta este producto.


De esta gama de Benefit hay tres iluminadores, el más famoso es el High Beam, de acabado rosado, yo también lo tuve en su tiempo pero lo acabé regalando porque no me quedan bien los iluminadores con este tono; también está en Sun Beam, que fue el último lanzamiento de los tres, y con un acabado que tira a dorado, muy bonito por cierto; y el que nos ocupa, que es el Moon Beam, y que se caracteriza por ser un tono nácar, tal cual.


Es muy versátil, ya que por su tono lo podemos usar en cualquier época del año, no sólo cuando estamos bronceadas, su acabado es como de efecto mojado y nacarado, muy especial, y además es muy modulable, podemos empezar aplicando una gotita pequeña, si queremos un efecto sutil, e ir incrementando la cantidad para acabados más evidentes, para looks de noche, por ejemplo. Su acabado es nacarado pero no tiene destellos, y eso es algo que yo personalmente prefiero en un iluminador.

Su precio es de algo elevado, de más de treinta euros, y tiene 13 ml. Os puede durar una vida y media aunque lo uséis a diario, ya que las cantidades que se usan son muy pequeñas.

Después de éste me compré el iluminador de Calvin Klein en el tono 100 Cool


Es un iluminador que suelo reservar para verano, al ser el que tiene el tono más tostado de todos. Lo tengo hace ya un par de años y ambos veranos lo he sacado en el post de favoritos de esta estación, porque se convierte en un imprescindible para mí. Su textura es muy líquida, el acabado es tostado y un poco húmedo y queda espectacular, el único punto negativo que hay que destacar es que se seca muy rápido al aplicarlo en la piel, por lo que hay que trabajarlo muy bien para que se integre y no quede tipo parche, yo este iluminador lo suelo aplicar con una mofeta pequeña, he descubierto que es como mejor funciona. Además de lo anterior es igualmente perfecto para mezclar con bases de maquillaje.


Realmente no se qué precio tiene este producto, yo lo compré por 17 € pero me dijeron que era una promoción, así que puede que sea más caro.

El tercero en llegar fue el iluminador Dazzling Highlighter de Kiko, en este caso en formato stick; este iluminador es un producto de colección, aunque Kiko tiene iluminadores parecidos en su lineal fijo, e incluso es más que probable que lo vuelvan a sacar en otras colecciones, ya que Kiko suele repetir productos de colección que han funcionado bien, y este iluminador gustó mucho.

El tono es un achampanado muy sutil, nada llamativo, lo que hace que lo use mucho para diario, además por el hecho de que su aplicación es rápida y fácil y es complicado pasarte con él, simplemente pongo unas lineas de producto directamente desde la barra en la parte alta del pómulo y el caballete de la nariz y difumino con los dedos, el producto queda perfectamente integrado.


Ya lo tengo bastante gastado, aunque no traía demasiada cantidad, todo sea dicho, y si lo relanzan no voy a dudar con comprarlo de nuevo porque es un básico para diario.

Por último está el iluminador más low cost de todos, el más reciente y el que menos me está gustando, se trata del So Glow! de Essence, es de lineal fijo, aunque muchas veces está agotado, y está disponible en dos tonos.


Este iluminador formato crema/polvo se ha hecho bastante famoso por ser un clon del famoso Cream Color Base en el tono Pearl, de Mac, y ciertamente a simple vista son parecidos.


El motivo por el que no me gusta demasiado es muy simple, y es que cuando lo aplico y lo difumino prácticamente se pierde. Aun así le he encontrado un uso práctico, y es aplicarlo en el centro del párpado móvil, ya maquillado con otra sombra para dar un toque de luz, así es perfecto, porque como no hay que difuminarlo y simplemente aplicamos un toquecito con la yema del dedo, el resultado es perfecto.

Esto ha sido todo por hoy chicas. ¿Qué os ha parecido? ¿Qué iluminador me recomendáis vosotras? Espero vuestros comentarios. 

Un fuerte abrazo!!

5 comentarios:

  1. El de kiko es precioso!!! Puro amor!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho el de C.Klein. Coincidimos en el de Benefit, que es un clásico.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Tengo echado el ojo a uno de Kiko que en cuanto pueda lo comprare, besos.

    ResponderEliminar
  4. Le tengo muchas ganas a los de benefit!!besos

    ResponderEliminar