lunes, 21 de octubre de 2019

POLVOS LES BEIGES DE CHANEL: UN "MUST HAVE" DE LA MARCA

En el post de hoy os voy a hablar acerca de los polvos Les Beiges de Chanel, un "must have" de la marca que merece un lugar privilegiado en cualquier tocador, neceser o colección de maquillaje que se precie.

Los polvos compactos Les Beiges me tienen totalmente encantada, es un producto caro, ya que supera los 40 €, pero que bajo mi punto de vista es dinero bien invertido, porque realmente es un producto multifuncional; se puede pensar a simple vista que estamos ante unos polvos bronceadores, pero el concepto va mucho más allá; es un polvo ultra fino, el más sedoso que yo he tocado nunca, por lo que su fusión sobre la piel es perfecta y por tanto son súper fáciles de trabajar.

Lo que más destaca para mí es el hecho de que es el primer producto que me sirve tanto para contornear, para broncear y como polvo compacto para todo el rostro. Os explico:

Yo tengo el tono 050, que es un tono de intermedio a oscuro, ya que los compré en verano, y obviamente la piel está más bronceada, en esas circunstancias me sirven a modo de polvo compacto de acabado, y en esta función dejan un velo apenas perceptible, para nada se nota que la piel lleva polvo encima, simplemente dejan un tono muy sutil, como si formara parte de la propia base de maquillaje, matizando y obteniendo una base más duradera con el paso de las horas. En este sentido es de esos productos que podemos considerar perfeccionadores de la piel, ya que más que dejar un tono muy evidente, o un acabado empolvado exagerado, perfeccionan la piel de manera perceptible pero sutil.

Conforme pasaron los meses y lógicamente mi piel volvió a su tono normal, pude empezar a usarlos como bronceador y contorneador. Y sí, se puede usar para ambas funciones, como contorneador quedan perfectos porque aun no siendo un polvo del todo mate, por la capacidad que tiene de mimetizarse con la piel, podemos obtener una sombra totalmente natural para aquellas zonas del rostro que queramos contornear, usando la brocha adecuada, que para mí, en este caso, es la 109 de MAC, ya que con ella puedo contornear desde el pómulo y la sien, pasando por la mandíbula, hasta zonas más pequeñas como la nariz.

Si usamos una brocha más grande tipo polvo y lo aplicamos por las zonas voluminosas del rostro donde habitualmente nos da el sol (parte alta de la frente, sienes, nariz, pómulos y barbilla) el efecto bronceador que obtenemos con ellos es igualmente perfecto, muy sutil, pudiendo construir poco a poco el grado de bronceado que queremos en nuestro rostro. Es difícil que se nos vaya la mano con estos polvos y nos pasemos, son muy fáciles de trabajar, y el “efecto buena cara” que conseguimos es inmediato.


Por todo por esto, para mí los polvos Les Beiges son un producto de 10 en el que merece mucho la pena invertir. El envase viene protegido con una funda de terciopelo, típica de los productos con polvera de la casa Chanel, y traen su propia brocha pequeña en forma de media luna, que es bastante aprovechable para retoques o si tenemos prisa a la hora de aplicarlos o nos hemos ido de viaje con ellos y no hemos querido engordar el neceser con brochas.

Yo los compré en Notino, porque allí los encontré mejor de precio, así que si os gustan os aconsejo que le echéis un vistazo a esta página.

Eso es todo por hoy chicas, ¿Qué os ha parecido? Un fuerte abrazo a todas y gracias por leer y comentar.



2 comentarios:

  1. Es cierto que dicen que son un básico en todo tocador, pero nunca me he acercado a un stand de la marca a cotillearlos. Besos

    ResponderEliminar